SE SU ABOGADO No importa lo que haga, tu hijo tiene siempre la razón. Justifícalo siempre, no importa cual sea el precio que tengas que pagar, ni lo que haya hecho. SE SU BANCO Cómprale todo lo que el quiera, no importa si no lo necesita, es tu hijo, tienes la obligación de comprarle todo lo que te pide y lo que no te pide, aunque no se lo merezca. Quizás tengas la necesidad de comprarlo por una falsa generosidad, porque en realidad lo compras por ti, porque no tuviste aquello que le compras o porque no conoces otra manera de decirle que lo quieres.
SE SU COMPAÑÍA DE SEGUROS No permitas que tu hijo sufra las consecuencias de sus errores. Sobreprotégelo, que no aprenda a ser frente a las consecuencias de sus actos. SE SU MECÁNICO Repara todo lo que tu hijo rompa o dañe, aunque sea consecuencia de un capricho.
SE SU MAYORDOMO Corre atrás de tu hijo, organiza todas sus pertenencias, inclusive su cuarto, ropa, juguetes, no le enseñes a ordenar y a hacerse cargo de sus pertenencias.

SE SU ASISTENTE Ayúdalo en todo, aún en lo que no necesite ayuda, y todavía mejor, asume todas las responsabilidades por él, hazle los deberes y las tareas de la escuela.

SE SU DEFENSOR
Excusa a tu hijo de todo lo que hace mal. Si tienes que pedir perdón por él, hazlo, es tu hijo.
SE SU ALFOMBRA
Deja que tu hijo te grite, te insulte, te falte el respeto, y haga lo que quiera. Deja que de niño te pegue, te maneje en público amenazándote con hacerte pasar vergüenza. Cómpralo con regalitos o cede ante estas situaciones para que ''no moleste a los demás''.
SE SU HADA MADRINA Haz que todos los deseos de tu hijo se cumplan, no importa lo que sea, cuándo, ni cómo lo pida. SE SU BOXEADOR Utilízalo como bolsa de boxeo cuando no te salen bien las cosas, o te peleaste con tu jefe, tu esposa o tu esposo. Luego acarícialo, cómprale regalos o cede en sus peticiones por culpa y para reparar tus actitudes.
SE SU CAMALEÓN Dile lo que debe hacerse, y tu has otra cosa opuesta, confúndelo con lo que dices y con lo que haces. SE SU FARMACÉUTICO Recurre al botiquín y soluciona todos sus problemas con tus medicamentos. Ante la menor queja de tu hijo, llénale la boca de medicamentos.